Ajos tiernos a la plancha

Ajos tiernos a la plancha

Ajo, aceite y guindilla

Las berenjenas al horno son unas deliciosas barquitas de berenjena que se cocinan en el horno y se aderezan con tomate, ajo, orégano, aceitunas negras y queso parmesano. Gracias a los cortes realizados en la berenjena, el condimento penetra y le da sabor. Para la preparación de berenjenas al horno …

Los tomates a la plancha son una guarnición típica del verano, fácil de preparar, en la que los tomates son los protagonistas con su sabor dulce e intenso, realzado por el ajo y el orégano picados. Los tomates asados son excelentes como acompañamiento de platos principales, como …

Las cebollitas con achicoria agridulce son una guarnición típica de otoño e invierno, cuando encontramos la achicoria roja de Treviso, con su típica forma alargada y su característico sabor amargo que contrasta bien con la dulzura de las cebollas de Borettane. Las cebolletas con …

Cómo quitar el corazón del ajo

Inicialmente, hervir las piernas en agua con sal, pimienta, cebolla, dientes de ajo y laurel durante aproximadamente 1,5 horas. Prepare el Kamado BONO para la cocción indirecta, encienda el carbón con el encendedor y espere hasta que la temperatura alcance los 90° C, entonces actúe sobre los respiraderos para estabilizar el aparato. Coloque los trozos directamente sobre las brasas, espere a que empiecen a humear, luego coloque los trozos en la parrilla y ahúme durante 1 hora. Calentar el aceite en una sartén, freír el ajo y el jengibre y añadir las salsas. Remover hasta que la salsa esté espesa y pegajosa, y luego verterla sobre las patas, removiendo para que queden glaseadas por todos lados. Servir espolvoreado con cebolleta picada.

Prepare el Kamado BONO para la cocción directa, encienda el carbón con el encendedor y espere a que la temperatura alcance los 220° C, luego actúe sobre las salidas de aire para estabilizar el aparato. Cocer la pasta como se indica en el envase. Poner un wok de hierro fundido en la parrilla, calentar el aceite, añadir la cebolla y el ajo picados y freír. Añade el jengibre rallado y el pollo, y cocina, removiendo, durante unos 5 minutos. Añadir las setas picadas, las gambas y las salsas al gusto, remover y hornear otros 5 minutos. Verter los fideos en la sartén y remover continuamente durante unos 5 minutos.

Pesto de ajo

1. Cortar las puntarelle en rodajas finas y ponerlas en remojo en abundante agua fría. Puedes dejarlas en el agua durante 10 minutos si tienes prisa, o incluso durante unas horas si las preparas con antelación porque un remojo largo reduce el sabor amargo.

3. Escurrir y escurrir bien las puntarelle, secarlas y añadirlas al condimento preparado, ajustar la sal, remover con cuidado para que el condimento se distribuya, dejar que coja sabor durante unos minutos, retirar el ajo, disponer las puntarelle en los platos con los filetes de salmón escurridos.

Brotes de ajo

El emblema del empuje de la vida, de la energía suprema de la naturaleza en ciernes, del desarrollo de la sustancia material, inerte y cerrada, en renovación, en recuperación, en apertura, en evolución. La fuerza latente recoge el movimiento vital en su interior, busca la luz, emerge de la oscuridad y florece. Un proceso prodigioso, que en su día se pensó que era una metáfora de la actitud interior del ser humano que da rienda suelta a su fuerza interior cuando busca la luz divina.

Déjese llevar por el sentido de la maravilla y el asombro que pueden ofrecer estos pequeños concentrados de vida y, además, regálese algunas buenas ideas para elaborar platos sanos y sabrosos gracias al pequeño recetario que figura al final del libro: desde pasteles para el desayuno hasta sopas (¡un delicioso gazpacho con brotes!) y ensaladas gourmet. Me inspiré en el Triunfo de los canapés, muy colorido y delicioso, y preparé croissants salados veganos en dos versiones: una vegetariana y otra vegana. ¡Te divertirás y comerás muy bien!

Vegetariano: 100 g de queso Quartirolo Lombardo DOP; un puñado de aceitunas negras; 2 tomates botalina; 1 ramita de romero; unas hojas de salvia; guindilla en polvo; 1 cucharadita de miel; 1 cucharadita de vinagre balsámico; sal y aceite de oliva al gusto; 3 rábanos para decorar