Bechamel con leche evaporada

Receta de salsa bechamel para lasaña

Tamizar la harina sobre una tabla de madera para formar un pozo y hacer un agujero en el centro donde se puedan poner los huevos. Amasar todo hasta que la mezcla se vuelva compacta y elástica.

Picar la cebolla, el apio y la zanahoria y freír la mezcla picada con la panceta de cerdo en dados en una sartén con un poco de aceite. Cuando la mezcla picada y el tocino se hayan ablandado, añadir la carne picada y sofreír unos minutos, añadiendo un chorrito de vino blanco.

Mientras tanto, saca la pasta de la nevera y extiéndela sobre la tabla de pastelería con un rodillo. El grosor ideal del hojaldre debe ser de unos 2 mm y su tamaño debe ser de 10×15 cm.

Llevar el agua a ebullición y cocer la pasta, que sólo tiene que subir a la superficie para cocerse. Retira las hojas una a una del agua con una espumadera y pásalas rápidamente bajo el agua fría del grifo y sécalas en un paño.

Cómo hacer la bechamel casera de Benedetta

Tamizar un poco de harina para eliminar los grumos, derretir la mantequilla en una cacerola pequeña y calentar por separado un poco de leche en otra cacerola pequeña. Mezclar la harina con la mantequilla y corregir con la leche caliente hasta obtener una crema blanquecina, a la que se puede añadir un poco de nuez moscada.

Ahora prepara la bechamelle, tamiza la harina, añade el aceite a fuego muy lento, añade la harina poco a poco removiendo con una espátula de madera de punta cuadrada, la de forma de cuchara no sirve, ponlo a cocer e inmediatamente empieza a verter el caldo, añade sal y pruébalo, teniendo en cuenta que, durante la ebullición del mismo, parte del agua que contiene se evapora y corres el riesgo de que quede demasiado salado. Raspar la nuez moscada, no demasiado porque de lo contrario picará en la lengua, subir la llama de la olla a la mitad de su potencia máxima y cocinar removiendo continuamente, al primer indicio de ebullición retirar del fuego porque de lo contrario aún apagada la olla sigue a muy alta temperatura.

Salsa bechamel con nata en lugar de leche

La cocina francesa clásica cuenta con cientos de salsas diferentes, clasificadas por la famosa chef Marie Antoine Careme en el siglo XIX. Sólo unos pocos han encontrado su camino en la cocina italiana menos sofisticada. En particular, la mayonesa, conocida en todo el mundo, y la bechamel, italianizada como béchamel. Aunque en los últimos años se utiliza cada vez menos, sigue siendo un ingrediente de algunos platos tradicionales como los crespelle o la lasaña boloñesa.

En este punto se puede bajar el fuego y continuar la cocción durante unos minutos más, para que la harina pierda completamente su sabor «crudo». Seguir removiendo para romper los gránulos de almidón y cubrirlos completamente de grasa.

Salsa bechamel

Al completar el registro declaro que soy mayor de edad y que he leído la política de privacidad elaborada de acuerdo con el Reglamento UE 679/2016 y que acepto los términos y condiciones del servicio.

Para permitir su registro en los servicios relacionados con los contenidos generados por los usuarios (en adelante ugc) y para que pueda acceder a ellos, le pedimos que lea y acepte las condiciones generales de acceso a los servicios ofrecidos.

Autorizo el tratamiento de mis datos para recibir información promocional por correo, teléfono, correo electrónico, sms, mms, para realizar análisis estadísticos, encuestas de opinión de RCS Mediagroup S.p.a.

Autorizo a utilizar mis datos para recibir información promocional por correo, teléfono, correo electrónico, sms, mms, para realizar análisis estadísticos, encuestas de opinión de terceras empresas