¿cuál es el género literario que relata sucesos reales o imaginarios para construir una historia?

Ejemplos de señales de ficción

La ficción (del latín fictio «dar forma», «personificar», «ficción» de fingere «dar forma», «formar», «imaginar») se refiere a la creación de un mundo propio a través de la literatura, el cine, la pintura u otras formas de representación, así como al manejo de dicho mundo. La ficción es una importante técnica cultural que se utiliza en gran parte de las artes.

Hasta dónde llega esta distinción apenas se ha explorado en la discusión de los estudios literarios. Todavía hay un gran número de teorías que asumen que las representaciones son ficticias o no ficticias.

Una tesis eficaz, recurrente incluso en obras todavía actuales sobre la ficción, es que los enunciados ficticios no tienen referencia. Esta posición se acerca a la filosofía analítica.

La narración unterschied

El artículo explica en primer lugar lo que entendemos por el período literario del modernismo clásico, construido por la crítica literaria, su periodización y sus características y estructuras fundamentales en el plano de la representación y en el del mundo representado. Para ello señalaré las innovaciones formales, es decir, las nuevas técnicas literarias de representación, así como los nuevos temas centrales como la ciudad, la cuestión social, la Primera Guerra Mundial, la crisis del sujeto, la sexualidad y las relaciones de género. Parto de la base de que el llamado «Lebensbegriff» es el rasgo específico de ese periodo, que se desarrolla considerablemente con el paso del tiempo. En una segunda parte esbozaré los cuatro subsistemas consecutivos del sistema literario «modernismo clásico» -el Naturalismo, la literatura en torno a 1900, el Expresionismo y la Nueva Objetividad-, tomando en consideración en cada caso su programa literario y su producción lírica.

Qué es el prototipo

Aquí nos enfrentamos de nuevo a la cuestión de cuáles son las características importantes, incluso decisivas, del prototipo. En particular, la cuestión de si toda forma de narración debe tener un narrador -una fuente detrás del enunciado, detrás del discurso- no es precisamente trivial cuando se trata de definir lo que estudian los narratólogos. Al revisar los enfoques contemporáneos de esta cuestión, encontramos que existe un consenso abrumador en cuanto a la necesidad de prescindir de la instancia narradora.15

AARSETH, Espen: «Genre Trouble: Narrativismo y el arte de la simulación». En: Noah Wardrip-Fruin u. Pat Harrigan (Hg.): First Person. New Media as Story, Performance, and Game. Cambridge 2004, S. 45-55.

FRASCA, Gonzalo: «Ludology Meets Narratology. Similitudes y diferencias entre (video)juegos y narrativa». En: Ludology.org, 1999 [ohne Tag und Monat]. http://www.ludology.org/articles/ludology.htm (zuletzt eingesehen am 5. Januar 2016).

HOLLISTER, Sean: «‘Beyond: Two Souls’ Review. Cruzando la borrosa línea entre el cine y los juegos». En: The Verge, 8. Oktober 2013. http://www.theverge.com/2013/10/8/4814072/beyond-two-souls-review (zuletzt eingesehen am 13. Juli 2016).

Ficticidad

La legitimidad queda demostrada por el hecho de que el pasado es utilizado a menudo por los políticos para percibir la sociedad actual y sus desarrollos como un producto de su propio pasado, con el objetivo de legitimar y asegurar su propio sistema y sus decisiones. [17]

Las diferentes variantes de la teoría se componen esencialmente del enfoque estructural-analítico, funcional-tipológico y genético. A continuación, nos centramos en los dos modelos más extendidos del enfoque estructural-analítico.

Un papel importante en la evaluación moral lo desempeña la conexión con la conciencia del cambio. La comprensión de que los conceptos de valor están sujetos a cambios históricos es elemental para juzgar las circunstancias, los hechos y las personas históricas. Es necesario distinguir entre las normas de los implicados (en su momento) y las normas de los observadores actuales para relacionar los diferentes conceptos de valor entre sí. [55]